Paisaje y escena

Paisaje y escena

                            Un árbol recortado en el horizonte, rasgando una nube que cubre el sol. Una montaña dibujándose en la lejanía, mostrando un camino serpenteante. Y en lo alto de su cima, una cabaña de madera, lanzando humo por su chimenea. Está nevando.
                       En la cabaña una niña, sentada a una mesa. Y ante ella un plato de sopa caliente que aún no ha probado, sus pies colgando de la silla. Una chimenea encendida y un niño en una cama. Y un perro, cual guardián fiel, tumbado en el suelo junto a él.
                  Árboles cercando la cabaña, como soldados de madera vigilantes, el viento meciendo sus ramas, sacudiendo la nieve en ellas acumulada. Pájaros surcando el cielo, como aviones de combate, sobrevolando la nevada montaña.                        
                   Troncos de madera amontonados en el suelo, como pequeñas y eternas pirámides. Un hacha. Y un hombre agarrando su mango, con fuertes y duras manos.
                     Y sangre.
                 En la niña del plato de sopa. En el niño de la cama. En el perro que guarda. En el suelo de la cabaña. Y en el filo del hacha.
                   Y la muerte acurrucada frente a la chimenea, calentando sus huesudas manos en el fuego.
                   Esperando que pase el invierno.

-FIN-

Tanque Bradock. Tanque al rescate

Tanque Bradock.  Tanque al rescate
 -Prólogo-

El interior de la prisión de alta seguridad del planetoide satélite Lythos V bullía de actividad a pocas horas de la tarde, una actividad poco frecuente. Un motín. Y es que, teniendo como carceleros a soldados de élite de la Confederación Intergaláctica de Fuerzas de la Justicia, los motines en dicha cárcel eran raros, por no decir casi inexistentes. Pero había ocurrido.
                   Todo empezó gracias a la organización por parte de uno de sus presos más peligrosos, Jet Rothull, de un ataque bien organizado a los celadores del recinto. Tras anular el sistema de alarmas del edificio, reducir a los guardias más veteranos y acorralar a los mejor armados en una de las zonas menos vigiladas, el motín llegó a buen puerto en tan solo unas pocas horas. Como resultado final, el numeroso grupo de presidiarios se había apoderado de la prisión y hecho fuerte tras sus protegidos muros.
                   Un nutrido grupo de presos, dirigidos por el propio Jet, vigilaban ahora en lo alto de los muros del patio. Lo hacían en previsión de la llegada de más fuerza policial que intentara retomar el control de la prisión.
— ¡Gizmo, vigila bien por esa zona! —Le vociferó a uno de los presos, que se había distraído unos segundos para encenderse un pitillo.
— ¡Joder, jefe, ya voy, coño! —Se quejó el aludido haciendo un aspaviento con una de las manos y volviendo a tomar posición en su sitio.
— ¡Stych! —llamó a gritos a otro de los presentes en el muro. El tal Stych, un joven de unos veintidós años, flacucho y pelirrojo, alzó la cabeza en señal de haberle escuchado— ¡Baja de ahí, te he dicho que te quiero en las letrinas, joder!
— ¡Yo quiero estar aquí, Jet! —Se quejó el muchacho bajando los hombros con desgana.
— ¡Que te vayas a las putas letrinas, ostias! —espetó enfadado Jet.
                   Stych, cabreado y soltando tacos a cada paso que daba, abandonó el sitio bajo los chistes y las risas de sus compañeros. Cuando pasó junto a Jet, éste le dio una patada en el trasero para meterle prisa, lo que provocó más carcajadas y mofas de los allí presentes.
— ¿A qué cojones esperamos aquí, jefe? —preguntó otro de los presos, un hombre de color, con un cuerpo enorme y musculoso y que sostenía en su mano derecha una ametralladora gartlin— Deberíamos largarnos con viento fresco, ¿no te parece?
— Como siempre, Munta —espetó con sorna Jet—, tienes tan poco cerebro como abundante músculo. ¿A dónde irías sin una puta nave, eh? Por si no lo sabes, estamos en un jodido planetoide —Jet abrió los brazos en cruz señalando lo que les rodeaba—; así pues, fueras donde fueses, al final volverías a esta puñetera cárcel.
— ¿Y cómo cohone vamo a consehir una nave? —Quiso saber otro de los hombres, algo más pequeño que Munta pero igual de fornido y con un lenguaje mal utilizado.
— Muy fácil, Yango... —explicó Jet tajante— Haremos que nos la manden los de la CIFJ.
— ¿Y quién só eso? —preguntó Yango.
— Los de la Confederación Intergaláctica de Fuerzas de la Justicia, atontao... —Le aclaró otro de sus compañeros.
— Ésta unidad pregunta cómo se va a conseguir el objetivo —Una voz metálica distorsionada, proveniente de un cyborg de cuerpo delgado con una cabeza larga y puntiaguda, lanzó la cuestión al aire.
— Oh, no te preocupes, HK-50 —Le contestó Jet palmeándole uno de sus hombros—. Estoy seguro que enviarán dentro de muy poco una nave transporte con más policías para intentar recuperar el control de este lugar. Siempre lo hacen así.
                   Mientras le explicaba eso al cyborg, un hombre de color, de su misma estatura pero algo más fornido, se acercó caminando hasta él.
— Todo listo, Jet —anunció con una voz ronca y pausada—. Las cargas están preparadas. Toma el detonador.
                   Jet cogió el aparato en el aire, de forma cilíndrica y con un disparador en uno de sus extremos, y se lo guardó en el bolsillo interno del abrigo que llevaba puesto.
— Perfecto, Sánchez —apuntilló sonriendo—. Les daremos un recibimiento que no se esperan. ¿Todo el mundo está listo?
                   Todos los que estaban vigilando sobre lo alto del muro, diez presos en total, respondieron afirmativamente. En ese momento, Un ruido de motores de nave resonó en los cielos sobre sus cabezas.
— Vaya, qué rápidos... —apuntó Sánchez mirando hacia arriba haciéndose visera con la mano para intentar ver mejor.
— Mejor que mejor —Sonrió Jet—. Antes podremos salir de este sucio agujero, ¿no te parece, compañero? ¡A sus puestos!
                   Todos los presentes cargaron sus armas y apuntaron hacia la nave, que permanecía suspendida en el aire a unos cincuenta metros de altura. De repente, algo cayó de ella hasta el suelo, golpeándolo como si fuera un enorme martillo y creando una fuerte vibración en el terreno que levantó una nube de polvo.
                   Cuando ésta se disipó, los presos contemplaron con estupor lo que había caído de la nave. Era un solo hombre, de pelo pincho de color blanco, mandíbula y cuello anchos y enfundado en una servo-armadura de combate de color negro pálido. Fumaba un grueso puro que soltaba volutas de humo blanco.
— ¿Qué puta tomadura de pelo es esta? —preguntó entre sorprendido y enojado Jet.
                   El desconocido alzó el guantelete derecho y, formando una pistola con el dedo índice y el pulgar, simuló que iba apuntando y disparando a los presos que vigilaban el muro. Cuando terminó con el último, sopló el cañón de la imaginaria pistola y la enfundó. Dio una profunda calada al puro y, sacándolo de la boca, expulsó una gran bocanada de humo.
— Está bien, nenazas —habló por fin con una voz dura y profunda—. Os doy dos opciones; podéis rendiros ahora, o bien intentar oponer resistencia. Vosotros elegís. Por favor —añadió con sorna—, que sea lo segundo...
— ¿Vá a dehá qu’ese cabrón se ría de nohotro, jefe? —vociferó Yango desde su posición.
— ¡¡Cállate y dispara, joder!! —gritó a su vez un cabreado Jet— ¡¡Disparad todos, cojones!!
                   El grupo de presos que vigilaba el muro abrió fuego sobre el recién llegado, que en cuestión de segundos se vio envuelto por una densa nube de humo producida por las ráfagas de las armas. Medio minuto después, Jet tuvo que gritar varias veces para que sus hombres dejaran de disparar. Cuando éstos obedecieron, aún podía escucharse el retumbar metálico de los cañones de la gartlin de Munta, que seguían girando por la inercia.
                   La nube de humo resultante impedía ver nada en su interior; cuando por fin se disipó, los allí presentes vieron que el extraño seguía de pie en el mismo sitio. Les miraba con una amplia sonrisa de satisfacción dibujada en su boca, mientras un campo de fuerza casi invisible lo envolvía formando una semiesfera protectora.
— ¿Habéis terminado ya? —preguntó sonriente— Bien; ahora me toca a mí. Roc; mándame a Betsy.
— Marchando, jefe —Le comunicó por un auricular una voz metálica.
         En ese momento, bañada en un haz de luz azul, ante ellos se materializó una enorme gartlin de ocho cañones, de un metro de largo cada uno, que el extraño sujetaba en sus manos como quien agarra una maleta de viaje.
— ¡Lets get roccked, guys! —anunció jubiloso el desconocido abriendo fuego.

                   “¡Bienvenidos a la doble ca, uve doble!; la emisora que recorre el espacio... y el tiempo.
                        ¡Hey, colegas! Vuestro viejo amigo Al Crespo os trae la mejor música para alegraros la tarde. ¿Estáis preparados para la marcha?
                        Tenemos una nueva llamada; ¿sí, dígame?
                        V-Voy... v-voy a suicidarme. A-Adiós...
                        ¡BANG!... Tutuuuuuuuuuuuuuuuuut...
                        ¡Bueno, colega, un mal día lo tiene cualquiera!
                        Os dejamos ahora con el tema “Don’t look back in anger”, de los hermanos Gallagher, que nos deleitaron con su música en el viejo siglo XX.
                        ¡Y que os sea leve!
                        ¡Doble ca, uve doble!; la emisora que recorre el espacio... y el tiempo”
                  
                   La enorme ametralladora escupía ráfagas de balas a una velocidad escalofriante, destrozando todo aquello cuanto se cruzaba en su camino. Los impactos contra el muro dejaban en éste boquetes del tamaño de melones y los cascotes que éstos arrancaban salían dispersados en todas direcciones. El ensordecedor rugido de la temible arma mitigaba en buena parte los gritos de terror de los presos, que intentaban, sin poco éxito, eludir los mortales proyectiles que surcaban el aire.
                   Dos minutos y medio más tarde, segundo arriba, segundo abajo, los cuerpos sin vida de los diez presos amotinados que vigilaban el muro yacían sin vida en el suelo, semienterrados bajo un número incontable de cascotes. Del resto, HK-50, Sánchez y Jet, sólo quedaban con vida el cyborg y el cabecilla de la revuelta.
                   El primero tenía buena parte de su anatomía metálica destrozada por los disparos; sólo le quedaban intactos la cabeza y el brazo derecho, que articulaba a duras penas en un intento fútil de arrastrarse por el suelo para alejarse del lugar. En cuanto a Jet, sentado contra la pared del medio derruido muro y temblando como un niño pequeño, apuntaba al desconocido asaltante sujetando en una de sus manos un bláster de cañón doble, mientras que en la otra mostraba el detonador de las bombas en señal de amenaza. Sus dos piernas estaban destrozadas por los disparos.
— Hijo de puta... —balbuceó a duras penas— Voy a volarlo todo por los aires... ¡Enviaré a todos al puñetero infierno!
                   El extraño apenas se inmutó ante la amenaza del preso. Simplemente se limitó a soltar una nueva bocanada de humo del puro que sostenía entre sus dedos.
— ¿Y a mí qué cojones me cuentas? —preguntó encogiéndose de hombros como si aquello no le importase lo más mínimo— Por mí como si te metes ese chirimbolo por el puto culo y aprietas el botón tirándote un pedo, colega. Adelante, púlsalo. Serán unos fuegos artificiales cojonudos. Venga, hazlo.
— ¡Cabrón...! —La mano con la que Jet sostenía el pulsador temblaba ostensiblemente— ¿Crees que no lo haré? ¡Pues te equivocas conmigo, joputa! —Para corroborar su amenaza, colocó el pulgar sobre el botón.
— Es lo que pasa cuando un pringáo va a un puticlub por primera vez —apuntilló el desconocido—; que habla tanto que al final la puta se va a follar con otro. ¡Trae p’acá eso, mamón!
                   Sin darle tiempo a reaccionar, le arrebató de la mano el detonador y, acto seguido, pulsó el botón. Del interior del edificio penitenciario se oyeron cuatro explosiones en cadena, acompañadas de una enorme bola de humo y fuego que salió al exterior por la puerta principal, que voló por los aires al ser arrancada de sus goznes.                          
                   El extraño dio otra calada al puro, soltando una nueva bocanada de humo, antes de hablar por el intercomunicador acoplado al lóbulo de su oreja derecha.
— Bradock a nave. Ya he terminado aquí. Súbeme, Roc.
— D’abuten, jefe. Subiendo p’al carro.

CONTINUARÁ

Video de Anonymous contra la censura en Internet

Apoya el Marzo Negro

Pues sí, ANONYMOUS vuelve a la carga:

"No toleramos la presión de ninguna industria a favor de una ley que censura Internet" reza una de las publicaciones de mayor circulación en Facebook. La misma hace un llamado a unirse a un Marzo Negro, que propone evitar descargas y compras en la red para golpearles "donde más les duele, su margen de beneficio" según manifiestan. 

Operación Mundial 29 FEBRERO NEGRO. MARZO NEGRO
Si estas cabreado por el cierre de megavideo, megaupload...
En todo el mes de marzo no vayas al cine, no compres musica, no compres peliculas, Ni tecnologia,
Pega esto en tu muro, y LUCHA

Se está gestando una iniciativa por la red en modo de protesta por el cierre unilateral de MEGAUPLOAD por parte del FBI. La iniciativa se llama "MARZO NEGRO" y consiste en que el día 29 de febrero empezará en España una prostesta que consiste en que no consumamos (pagando) nada de cine, música, etc y que continuará (uniéndonos a usuarios a nivel mundial) todo el mes de marzo. Si utilizabas MEGAUPLOAD y no estás de acuerdo con su cierre, colabora y pásalo.

Seguir caminando

Seguir caminando

Y vagas por un desierto interminable, que te engulle a cada paso, cual sombra en la arena.
Y vuelves de cuando en cuando la vista atrás, esperando encontrar algo que te empuje a regresar.
Y ves que ya no queda nada por lo que volver, borrado en el tiempo como hoja llevada por el viento.
Y entonces te preguntas el qué te queda, y la respuesta te abruma con su peso.
Ya no queda nada.
Y quieres llorar y no puedes.
Y quieres reír y no te dejan.
Y caminar se te hace imposible, y por más que insistes en avanzar, más atrás te quedas.
Más no desesperes en tu soledad, porque todos los caminos tienen un final.
Sigue adelante y encuentra el tuyo. Todo es perseverar.

El pintor

El pintor

                   Con pequeñas pinceladas arrastradas por el lienzo, las hábiles manos del pintor dibujan surcos que dan forma a trazos imprecisos pero dispuestos con precisión sobre la tela. Unos son estelas en la mar, otros destellos de plata.
                   Con parsimoniosa armonía trazan las líneas sus dedos, embadurnados en los distintos óleos, navegando sobre la rugosa superficie del lienzo como peces de colores surcando un mar de sueños.
                   Con presteza y voracidad plasman sus manos y sus pinceles formas, trazos y figuras; aquí una nube de algodón, allí unas gaviotas en la lejanía, allá un barquito meciéndose en las suaves olas.
                   Con ojos blancos y vacíos mira su obra el pintor y sonríe complacido, sabedor de que el resultado final no es lo importante en su obra, sino las miradas que sobre ella luego recaerán.
                   Miradas que le contarán todo lo que él no puede ver.