Visitad mi otro blog desde este enlace: El Baúl del Abuelo

Gatos en conflicto

       Como esto está muy parado (y escribo menos que un bolígrafo sin tinta) y por darle algo de  movimiento al blog, paso a recomendar un blog que he conocido estos días.
       El blog es una idea simpática y original de su autora, Greis, en el que nos narra las visicitudes entre sus gatos (dos gatas y un gato recién llegado) y los "enfrentamientos" que entre las dos gatas y el recién llegado se producen por cuestiones territoriales y otros asuntos varios.
       Los protagonistas de estas pequeñas aventuras son: la Capitana Kitty (que es la veterana de la casa), la Caba Primera Pili y Balou (de la Guesistans), el recién llegado.
       Cada uno de ellos nos hace partícipes de sus "partes de guerra" a su particular modo y de una forma divertida y entretenida.
       El blog, como ya digo, me parece original y divertido y os animo a que le echéis una ojeada.

Bastardo del Caos. Capítulo 5

5 – Sombras del pasado

                   Julian lleva ya un año viviendo y trabajando con Magnus. El muchacho asiste por las mañanas a clase y por las tardes se encarga de algunas labores en la fragua. A él le gusta estudiar porque así puede leer libros, cosa que le fascina. Lo que ya no le gusta tanto son los números, que se le traban a menudo y le generan mucha frustración. Aún así, el joven se esfuerza en lo posible por no quedarse atrás en las lecciones.
                   Se lleva bien con el resto de los alumnos, seis más, aunque no logra hacerse amigo de ninguno de ellos en especial. No le tratan mal, pero apenas le hablan y casi nunca le llaman para sus reuniones extraescolares. A Julian tampoco le importa mucho verse aislado del grupo de esa forma. Él es feliz trabajando en la herrería. Allí disfruta ayudando a Magnus y escuchando las historias del anciano Eimus. El trabajo es agotador, pero Julian no se queja, pese a acabar, casi todas las noches, muerto de cansancio y con todo su cuerpo dolorido. En algunas ocasiones, cuando cierra los ojos, se acuerda del viejo Otis y no puede evitar echarle de menos y exhalar un suspiro de tristeza.
***
Esa fragua se está enfriando... —Avisa el viejo Eimus com uma risita apagada.
— ¡Voy!
                   Julian acude presto a la fragua y aviva el fuego con la ayuda del fuelle. Magnus, con ayuda de un martillo, golpea con fuerza en la lámina de acero en la que trabaja y luego la mete en las brasas otra vez.
                   Eimus entrecruza los dedos de sus manos y estira los brazos hacia adelante, con las palmas hacia afuera, y de sus nudillos huesudos se escapan pequeños crujidos.
— ¿Y si nos vamos ya a jalar?
— Espera un poco.
                   El herrero recupera del fuego la lámina de acero y vuelve a golpear en ella con el martillo. La voltea varias veces y reparte los martillazos entre ambas caras. Luego se la pasa a Julian para que repita el mismo proceso. El muchacho imita a su mentor con mucha habilidad. Varios golpes después, la hoja vuelve a enterrarse bajo las brasas.
— Muy bien —Asiente complacido el herrero—. Dale unos golpes más y ponla a enfriar en el agua.
                   Julian asiente y repite el proceso una vez más hasta dejar la hoja en la pileta. El burbujeo del agua y la nube de vapor acompañan al acero en el proceso de enfriamiento. El muchacho se seca el sudor de la frente mientras espera.
— Puedes dejarla ahí —Le indica su mentor—. Nos vamos a comer ya. Si esperamos más, a Eimus le va a dar algo.
***
                   La fonda está tan concurrida como de costumbre, con su amalgama cotidiana de ruidos, voces y olores. Eimus es el primero en cruzar la puerta del local, seguido del herrero y Julian quien, como casi siempre, se entretiene en deleitarse con la bocanada de aromas que asaltan su nariz y su paladar al entrar en el amplio comedor. Es por ello que, sin darse cuenta, tropieza de golpe contra alguien.
— Lo siento. Perdón —Corre a disculparse con el hombre contra el que choca.
— ¡Ten cuidado, muchacho!
                   La ruda voz del afectado le golpea a Julian en la cara como un manotazo. El hombre, de mandíbula ancha, es bajo y robusto, con músculos marcados y un poblado mostacho negro. También tiene una curiosa cicatriz, en forma de zig-zag, en la parte baja de la mejilla izquierda. Es esa cicatriz la que, sin saber porqué, Julian no puede dejar de mirar.
— ¿Qué es lo que miras con tanto descaro, mequetrefe? —Le espeta con desdeño el desconocido.
— ¿Pasa algo?
                   Magnus interviene en ese instante en el desaguisado para apaciguar los ánimos.
— ¡Díselo a tu muchacho! —Ruge el extraño— Me ha pisado un pie y encima se me queda mirando como si yo tuviera monos en la cara.
— El muchacho ya se ha disculpado —Tercia el herrero—. ¿Tienes algún problema con eso?
— Estos críos de hoy en día no están bien educados; ese es el problema.
                   Julian retira la mirada de la cicatriz y se hace a un lado, para dejar paso al enfurecido hombre, que le golpea en un costado al pasar junto a él.
— ¡No es necesario ser tan brusco! —Arremete en ese momento Eimus al ver el gesto del hombre para con el muchacho.
                   El desconocido se vuelve para lanzarle una violenta mirada al anciano, que aprieta ambos puños lleno de crispación. Magnus empuja a sus dos compañeros hacia el interior del local para evitar causar más problemas. El resto de la clientela, con la trifulca ya resuelta, vuelve la vista a sus propias mesas para dar buena cuenta de sus platos y bebidas.
                   El trío ocupa una de las mesas y piden el menú del día. Julian, ya en su sitio, aún piensa en esa extraña cicatriz. Esa extraña herida remueve algo en su mente que está enterrado bajo capas de confusos retazos.
— ¿Estás bien, muchacho?
                   La voz de Eimus le saca de sus pensamientos y asiente con la cabeza para responderle.
— ¿Y qué le pasa a tu mano derecha?
                   El chico se mira la mano tras la pregunta del anciano. El temblor que la sacude es tan evidente que los dedos tamborilean sobre la madera de la mesa. Ni siquiera cerrando el puño con fuerza puede evitar el temblor.
— No lo sé.
— Tranquilo —Le disculpa el herrero—. Son los nervios típicos que siguen a toda discusión. Se te pasarán pronto.
                   ¿Nervios? Julian asiente sin estar muy convencido de la explicación de su mentor. Porque siente muy adentro de sí mismo que aquello representa algo más que puros nervios. Porque nota, además de los temblores, un helado escalofrío que recorre su espina dorsal. Y porque también siente miedo. Un miedo casi irracional, visceral. Un miedo que no sabe de dónde le viene, pero que le oprime en el pecho. Y luego está la cicatriz.
                   Julian no puede sacarse de la cabeza esa herida tan peculiar. Y, si la conoce, piensa para sus adentros, es porque forma parte de su pasado; ese pasado que permanece velado en la oscuridad de su memoria rota.
                   El herrero, por su parte, sabe muy bien de dónde le viene el temblor al muchacho, pero se lo guarda para sus adentros para no preocuparle más.
                   Ya lo ha visto antes, en la guerra. Los soldados más jóvenes sufren esos temblores cuando conocen el miedo por vez primera, en el campo de batalla, al verse cara a cara con el enemigo. Es el miedo que da la certeza de la cercanía de su pronta muerte. Es por eso, se dice el herrero, que el muchacho tiene que haber visto de cerca la muerte. Y, si en los soldados jóvenes ese trance provoca tal terror, se pregunta el herrero ¿qué no puede provocar en la mente de un niño?
                   Por de pronto, ambos callan y comen. Cerca de ellos, sentado en otra mesa más alejada, alguien más les observa.

CONTINUARÁ

Birdy - Shelter

Para que el blog no esté tan parado, hoy os traigo un nuevo videoclip. 
El tema se titula "Shelter" y está interpretado por la preciosa voz de Birdy. 
Una bonita canción que espero disfrutéis.


Victor Díaz - Brucia la terra

Este tema suena en la película El Padrino 3, y aquí está interpretado por Victor Díaz. El tema es muy bonito y la versión es muy buena. Disfrutadla.


Vuelve Nigurath

Nigurath ha vuelto.
Aquí está la nueva dirección de su blog.

NIGURATH - LITERATURA FANTÁSTICA

Mucha suerte en la nueva andadura.

Bastardo del Caos. Capítulo 4

4 – Nuevos aires

                   Julian pasa el resto de la mañana junto a Eimus y Magnus. El muchacho se maravilla ante el infatigable ímpetu del herrero. Cuando no golpea el acero con la maza para darle forma, ahora un juego de herraduras, ahora una hoja de espada, aviva el fuego con la ayuda del fuelle para darle brío a las brasas. Otras veces, con sus manos grandes y encallecidas, acarrea cubos de agua para llenar la pila donde refresca las distintas piezas que forja. Y todo ello, sin detenerse más que para secarse el sudor de la frente. El muchacho le observa con detenimiento, mientras trata de quedarse con todos los detalles.
                   Eimus, amigo del herrero, es el que se encarga de dar charla y amenizar las horas. Julian simpatiza rápidamente con el anciano y le escucha con atención, mientras éste le va contando viejas anécdotas y chistes que el muchacho apenas entiende, pero que le hacen gracia igualmente.
                   Al terminar el mediodía, Magnus cesa su labor y deja las herramientas a un lado. Con un cubo de agua se lava y refresca cara, brazos y manos. Eimus se levanta de la mecedora y anuncia con júbilo.
— ¡Hora de yantar! Vamos, Julian, tienes que probar el asado de Yussef. Será todo lo cascarrabias que diga la gente, pero no hay nadie que prepare el asado como ese puñetero mesonero.
                   Magnus le lanza una mirada furibunda al anciano, al tiempo que le recrimina.
— Esa lengua... ¿No ves que hay niños delante?
                   El viejo se rasca nervioso la nuca mientras se disculpa con una sonrisa.
— Lo siento… ¿Nos vamos ya?
— No seas impaciente. Ya voy.
***
                   Cuando entran en el interior de la fonda, Julian se sorprende ante el agradable ambiente de la misma. Cinco mesas redondas, y otras tres rectangulares, repartidas por el amplio local, dan servicio a los clientes de esa hora del día. Tres camareras van y vienen de un lado a otro atendiendo las peticiones de los diferentes comensales. Una cuarta mujer, situada tras la barra, recoge las comandas y se las envía al cocinero, a través de un ventanuco abierto en la pared que da a la cocina. El frenesí del ajetreo de las cocineras, mezclándose con el parloteo de los comensales, impregna el lugar de cierta alegría.
                   Julian aspira profundamente y su nariz se llena con los aromas deliciosos que se desperdigan por el aire; asados, estofados, chuletas, filetes, especias, quesos, panes y algunos vinos forman un abanico oloroso que el muchacho acepta con placer. Magnus señala una de las mesas redondas, algo apartada y ocupada por un hombre mayor.
— Sentémonos allí —Indica a Eimus y Julian.
                   Mientras se encaminan hacia la mesa, Magnus hace señas a una de las camareras para que les atienda. La mujer le responde con un movimiento de cabeza en señal de afirmación.
                   Cuando llegan a su sitio, el hombre les saluda de forma amistosa. En su plato, aún humeante, hay habas con chorizo y morcilla. Se sirve un poco de vino en un vaso de barro y lo bebe a sorbos cortos.
— ¿Qué os contáis, compañeros?
— Aquí estamos, Arnus. ¿Cómo te va? —saluda Magnus.
                   El anciano sonríe y se encoge de hombros al contestar.
— No me puedo quejar. ¿Qué tal va la herrería?
— Va tirando, lo cual ya es bastante.
                   Magnus coge un trozo de pan para él, de un cesto que ocupa el centro de la mesa, y otro para Julian. Eimus le imita y se hace con otro pedazo. La camarera llega a la mesa y Magnus hace el pedido. La mujer se va y regresa al poco rato con la comanda; filetes para Julian y el herrero, y estofado para Eimus. Junto con la comida llegan dos jarras de vino y los dos hombres se sirven en sus vasos. Una tercera jarra, llena de agua, es puesta en la mesa para el muchacho.                      Mientras comienzan a degustar sus respectivos platos, en la fonda entra otro hombre que toma asiento en otra mesa distante. Eimus le da en ese momento un pequeño codazo en el costado a Magnus, al tiempo que le señala al recién llegado.
— Creo que deberías de hablar con Derek.
— ¿Y por qué motivo debería hacerlo?
                   Eimus le mira con gesto de extrañeza, como si el herrero le estuviera tomando el pelo.
— Supongo que recuerdas a qué se dedica su hija mayor ¿verdad? —El anciano le hace un guiño mientras le señala con disimulo al muchacho, que sigue absorto en su comida.
— Oh, cierto…
                   Magnus se levanta de la mesa y se encamina hacia el desconocido. Se acerca a él y le cuchichea algo al oído. El hombre asiente con una sonrisa y luego fija su mirada en Julian, que sigue enfrascado en su plato. El hombre vuelve a asentir y Magnus le estrecha la mano; después, el herrero le da una palmadita en el hombro y se vuelve a su mesa.
— ¿Y bien? —pregunta Eimus con cierta impaciencia.
— Empieza pasado mañana. Por las mañanas.
— Perfecto, perfecto. Felicidades, jovencito —Anuncia el anciano con júbilo a Julian—. Irás a la escuela.
                   Julian no dice nada. No entiende muy bien qué es eso de la escuela, ni por qué Eimus está tan contento. Lo que sí sabe es que esa palabra, escuela, no le hace mucha gracia.
***
— ¿Qué es una escuela?
                   La pregunta del muchacho interrumpe al herrero en su quehacer. Deja caer el brazo cuya mano sostiene la maza para mirar a Julian antes de responderle.
— ¿Tampoco recuerdas eso?
— No.
— No te preocupes, no es un mal lugar. Allí aprenderás muchas cosas.
— ¿Qué cosas?
— Las que te ayudarán a lo largo de tu vida. Como saber escribir, leer y contar.
— Pero yo quiero ser herrero.
— Y lo serás, pero en las tardes —Magnus regresa a su trabajo y vuelve a golpear la pieza de hojalata en la que trabaja—. Por las mañanas irás a la escuela, como los demás niños. ¿De acuerdo?
                   Julian asiente sin mucho convencimiento. Definitivamente, se dice para sus adentros, ese tema de la escuela no pinta muy bien. Sin embargo, quiere agradar a Magnus. Le parece una buena persona y siente respeto por él. Por tanto, si con eso le hace feliz, irá a la escuela. Allí aprenderá a leer, a escribir y a contar. Y por las tardes, aprenderá a ser herrero.
— Bueno ¿vas a traerme ese cubo de agua, o no?
                   La petición de Magnus interrumpe los pensamientos del muchacho, que asiente con energía y echa a correr hacia la fuente, con el cubo en la mano. Se siente útil y, lo que es más importante aún, se siente feliz. Feliz de saber que, pese a que Otis se ha ido, no estará solo. Ante sus ojos se abre un nuevo mundo por descubrir.

CONTINUARÁ

Bastardo del Caos. Capítulo 3 (2)

CAPÍTULO 3 (2)
                         
                         Las brasas de la fragua lamen la hoja de acero y la vuelven de color rojo blanco. El herrero la retira con unas tenazas y la coloca sobre el yunque, ya gastado y mellado por el continuo uso. En su mano derecha sujeta con firmeza una maza, y con ella golpea la hoja incandescente varias veces. Cuando mete la hoja en una cuba de agua, el líquido chisporrotea y burbujea durante breves segundos. El herrero inspecciona con mucha atención la forma del acero. Queda satisfecho con el resultado y lo deja sobre un banco de trabajo, junto con otras hojas ya trabajadas.
— ¿Por qué no descansas un poco?
                   El que habla es un anciano de cabeza calva y con sombrero de paja, que se balancea sobre una vieja mecedora. En su boca desdentada rumia una larga brizna de hierba seca.
— El trabajo no se acaba solo —contesta el herrero enfrascado en su quehacer, dándole aire a las brasas con la ayuda de un fuelle.
— Venga, muchacho —espeta el anciano—. Tampoco hace falta que trabajes a destajo. No es bueno tanto esfuerzo
— Descansaré en cuanto termine mi trabajo, Eimus.
— ¿Has oído las últimas noticias de la villa? —pregunta el anciano para cambiar de tema de conversación.
                   El herrero mete en las brasas una nueva lámina de acero y se limpia las gotas de sudor de la frente con el antebrazo.
— ¿Qué noticias? ¿Las que se refieren a la cornamenta del conde Neus?
— No digas tonterías. Me refiero a las que hablan de una guerra.
— ¿Una guerra?
— Ajá —Asiente el anciano—. En la taberna comentan que se empiezan a escuchar fuertes rumores de guerra. Por lo visto, se han visto movimientos de tropas cerca de la capital.
— Tendrá algo que ver con que esté próximo el cumpleaños del primogénito. El rey Lomar querrá montar una fiesta a lo grande. El mozo cumple ya la mayoría de edad ¿no es cierto?
                   El anciano escupe un trozo de brizna en el suelo y carraspea antes de contestar.
— Puede ser. Pero también se comenta que en el reino vecino andan un poco mosqueados con ciertas actividades ocurridas en la frontera.
— ¿El rey Mansen cabreado? ¿Y cuándo no lo está?
— ¿Ya estáis otra vez hablando de política?
                   Los dos hombres vuelven sus cabezas hacia el lugar del que proviene la voz. Allí ven a un hombre al que acompaña un chico, de unos doce años de edad.
— Ledon ¿tú por aquí? —Saluda el herrero— ¿Qué te trae por este lugar?
— Hola, viejo amigo. ¿Eimus? —El anciano corresponde al saludo del recién llegado con un gesto de la mano— Vengo a hablar contigo, Magnus ¿Estás muy ocupado?
***
                   El herrero frunce el ceño mientras observa detenidamente al muchacho. Ladea la cabeza a un lado y a otro, mesándose la ancha barbilla, meditabundo.
— ¿Es fuerte? —pregunta a Ledon sin dejar de mirar al chico.
— No se le ve enclenque. Y parece avispado.
— ¿Cómo te llamas, muchacho? —Le pregunta Magnus.
— Hay un pequeño problema con respecto a ese tema —apunta Ledon.
                   El herrero se encoge de hombros al oír el comentario.
— ¿Qué problema? ¿Tiene o no tiene nombre?
— Lo tiene —afirma Ledon con una media sonrisa dibujada en su cara—. El problema es que no le recuerda. Hasta hoy mismo vivía con Otis.
                   Magnus se cruza de brazos antes de hacer la siguiente pregunta.
— ¿Y cómo carajo le llamaba entonces el viejo?
                   En ese instante, quien responde es el propio Samael.
— Nene. Pero usted puede llamarme chico…
                   Magnus apoya sus puños cerrados contra las caderas y mira a Samael con cierta irritación
— ¿Chico? ¿Qué se supone que eres, un perro? Te pondremos un nombre. Todas las personas lo tienen ¿está claro? Así que, elige uno. Rápido.
                   Ledon se rasca la nuca con cierto malestar ante la petición de su amigo Magnus.
— Verás…  El caso es que Otis quiso esperar a que el chico recordase su…
— ¡Al cuerno con el viejo loco! —espeta irritado el herrero mientras hace un aspaviento con la mano derecha— ¡Venga, muchacho, escoge un nombre ahora mismo!
— ¿Julian? —contesta Samael con cierto recelo.
— ¿Por qué lo dices con miedo? ¿Acaso te estoy comiendo o algo parecido? No ¿verdad? ¡Pues dilo con más ganas, carajo!
— ¡Julian, señor!
— Muy bien, así me gusta. Dime ¿quieres trabajar conmigo? Te aviso que el trabajo en la herrería no es el más agradable.
— Sí señor —contesta el chico con determinación.
— Perfecto. Pues estás contratado. Haremos de ti un hombre de provecho. Ya lo verás.
                   Ledon ríe al saber de la aprobación del herrero.
— Bien. Veo que puedo irme tranquilo. Muchas gracias, Magnus.
— No hay de qué —contesta el hombre mesándose el poblado mostacho negro—. En realidad me vendrán bien dos brazos extra para ayudarme.
                   Ledon le estrecha la mano al muchacho como despedida.
— Cuídate, Julian ¿De acuerdo? Pásate algún día a visitarnos ¿vale?
— Sí señor.
— Y no le hagas mucho caso a ese cascarrabias. Parece gruñón, pero en el fondo es un buen hombre.
—… Pero muy en el fondo —apunta el viejo Eimus con una risotada.
— ¿A quién llamas cascarrabias? —protesta el herrero ante la supuesta ofensa— ¡Lárgate de aquí antes de que te rompa la crisma!

CONTINUARÁ

Bastardo del Caos. Capítulo 3 (1)

3 – Trabajo

— ¿Tú vives con el viejo lo…? —Irina se muerde la lengua antes de terminar la última palabra— Con Otis. ¿Vives con Otis?
— Sí —contesta Samael mientras acaricia el lomo de Berta.
— He oído que te encontró en la orilla del río, hace casi tres años —apunta Naray.
— Sí.
—…Y que no tienes recuerdos de tu pasado.
— Así es —responde Samael.
— ¿No recuerdas nada? ¿Ni siquiera a tus padres, o a tus hermanos? ¿Tampoco sabes tu nombre? —La muchacha hace esas preguntas casi en voz baja, como si temiera herirle.
— No…
— Lo lamento.
— No te preocupes —La disculpa él—. Otis siempre me dice que lo recordaré todo algún día.
— Espero que sea verdad y puedas recordarlo…
— Julian —dice en ese momento Irina.
— ¿Perdona? —Naray le lanza a su hermana una mirada inquisitiva.
— Tiene cara de llamarse Julian —apunta risueña la niña.
— Ignórala —Le dice la muchacha a Samael con un cuchicheo—. Hace un año pasó por aquí un caballero armado que se llamaba así. Desde entonces, mi hermana se ha enamorado de ese nombre… y también del caballero.
— ¡Estás cuchicheando! ¡Se lo diré a padre! —espeta enfadada la pequeña.
— No cuchicheamos.
— ¡Sí cuchicheáis!
— Te digo que no cuchicheamos.
— ¡Y yo te digo que sí! —Irina le saca la lengua a su hermana a modo de punto y final de la conversación.
***
— Me gustaría mucho poder ayudarte, Otis. De veras —Ledon lamenta profundamente tener que negarle el favor al anciano, pues le aprecia en sumo grado—. Por desgracia, esta casa ya es demasiado pequeña para nosotros cuatro.
— Vaya… —Otis se mesa la barbilla pensativo y ligeramente contrariado— Pensé que podrías hacelte calgo del nene. No sé qué voy a hacel ahora…
— Creo que, aún así, puedo ayudarte —apunta Ledon posando su mano derecha sobre la rodilla del anciano—. Magnus, el herrero del pueblo, busca un aprendiz. El que tenía se alistó en el ejército, por lo que ahora está buscando un nuevo ayudante.
— ¿Un herrero?
— Es un buen hombre —Le tranquiliza Ledon con un sonrisa—. Un poco cabezota a veces, pero tiene buen corazón. Al chico le vendrá bien aprender un oficio. Y Magnus le proveerá de un lugar donde comer y dormir.
— De aueldo —asiente Otis al convencerse—. ¿Puedes llevalle hoy con ese Magnus?
— Puedes hacerlo tú, sí quieres. Vive al final de esta calle…
— No, no —Otis hace un pequeño aspaviento con su mano derecha, mientras con la izquierda mitiga otro acceso de tos—. Se me da mal hablal con desconocidos. Tú tienes más confianza con él.
— Por mí no hay problema —Ledon se encoge de hombros—. Pero ¿tiene que ser hoy mismo?
— Sí. Ya no volveré a la granja —explica Otis—. Me voy a casa de mi helmano. Le mandé una calta hace unos días para avisalle. Como te dije, me queda poco tiempo y no quiero moril solo. Y, pol descontado, tampoco quiero dejal solo al nene.
— Me entristece oírte hablar así, Otis.… —Ledon se lleva la mano a la boca con semblante compungido— Está bien. Si ese es tu deseo, llevaré al chico ante Magnus.
— Te lo agradezco de veras —Otis se pone en pie con gesto cansado— Pues entonces, es hora de despedilse. Cuidaros mucho. ¿De acueldo?
— Lo mismo te digo, amigo —Ledon le da un sentido abrazo—. Lo mismo te digo.
***
                   Samael ve salir a Otis de la casa, seguido del padre de las dos niñas. El chico se encamina hacia la carreta cuando el anciano le hace señas para que se acerque a él. Samael obedece y acude a su lado.
— Nene —Otis le pone las manos sobre los hombros cuando se arrodilla para hablarle—. Ha llegado el momento en el que nuestros caminos se separan.
— ¿No voy contigo?
— No —El anciano señala al padre de Irina y Naray—. Este hombre te llevará a un sitio donde estarás mejol.
— ¿Por qué? —Samael no entiende los motivos de esta repentina decisión. La incredulidad se refleja en sus ojos.
— Es lo mejol que puedo hacel pol ti, nene. Necesitas un buen lugal donde vivil y hacelte un hombre de provecho.
— ¿Por qué? —El muchacho apenas oye las palabras del anciano.
— Yo… Yo ya estoy mù viejo, nene. No puedo ocupalme de ti como debe sel. Ellos sabrán cuidalte mejol. Entiéndelo.
— ¿Por qué?
— Debes sel fuelte —Otis le da un abrazo lleno de todo su cariño —. Prométeme que te harás un hombre fuelte y bueno. Prométemelo, nene.
— ¿¡Por qué!? —Samael grita esta vez las palabras, mientras sus ojos se inundan en amargas lágrimas— ¡No quiero quedarme aquí! ¡Quiero ir contigo, Otis! ¡Quiero estar contigo!
— Lo siento, nene… —El anciano ya no puede reprimir el llanto y deja que las lágrimas resbalen por sus mejillas, surcadas de arrugas— No puede sel.
                   Otis se levanta del suelo a duras penas. Va hasta la carreta y saca uno de los fardos que había cargado en ella anteriormente. Le entrega el paquete a Samael, dejándolo junto a sus pies, y le acaricia la cabeza con una mano temblorosa. Luego, da media vuelta y se sube a la carreta. Antes de ponerse en marcha, se dirige por última vez al chico.
— Prométeme que harás lo posible pol recoldal tu nombre, nene.
                   Samael no le responde. Mira al suelo, inmóvil, regando la tierra con sus lágrimas, los puños apretados. Otis arrea a Berta con dos suaves tirones de las bridas y, carreta, burra y anciano, se ponen en marcha y se alejan por la carretera de tierra. En ese momento, un resorte sacude a Samael en su interior. Explotando de rabia e impotencia, sale a la carretera para gritar a pleno pulmón.
— ¡Te lo prometo, Otis!
***
                   Saamel sigue a Ledon por el camino de tierra de la ancha calle del pueblo. Las pequeñas hileras de casas pasan a su lado como soldados estáticos de variados colores y formas, pero el muchacho casi ni les presta atención. Ledon le guía con una mano en el hombro, a modo de lazo protector contra las curiosas miradas de los vecinos, mientras que con la otra le señala algunas cosas que él cree de importancia. Saamel apenas le escucha. Camina con la cabeza baja y la mirada perdida. De repente se para en seco y le pregunta a Ledon.
— ¿Otis se muere?
                   El hombre guarda silencio unos segundos. Finalmente, arrodillándose a su lado, le pone las manos sobre los hombros y le contesta.
— Él no quería que te quedases solo, por eso te ha traído aquí. ¿Lo entiendes, verdad?
                   Samael asiente con una leve inclinación de cabeza. Luego, tras mirar el azul del cielo y las pequeñas nubes dispersas que lo recorren, reemprende la marcha. Ledon le sigue. Ninguno de los dos vuelve a decir nada durante el resto del trayecto.

CONTINUARÁ

Bastardo del Caos. Capítulo 2 (2)

CAPÍTULO 2 (2)

                    La carreta se detiene frente a la portilla de una casa de dos plantas, paredes blancas de cal y tejado de pizarra negra. El edificio forma un bloque largo junto con otros tres más, separados todos ellos con vallas bajas de madera. Cada uno de los bloques de edificios dispone de un pequeño jardín delantero, siendo este terreno delimitado por el vallado.
                   Berta rebuzna un par de veces, como si anunciara a los dueños de la casa su llegada. Otis se baja y le pide a Samael que le acompañe. El muchacho obedece y sigue al anciano. En la portilla se puede ver un cartel que reza “Hansen”. Otis la abre y cruza el jardín por un estrecho camino de losas grises y disformes. Cuando llegan ante la puerta de entrada de la casa, ésta se abre y del interior sale corriendo una niña.
                   La pequeña, de apenas siete primaveras de edad, tiene el cabello castaño y lleno de tirabuzones. Sus ojos son de un verde muy oscuro, de pupilas grandes y llenas de vida. Pequeñas pecas se dispersan por sus mejillas y su boca se abre mucho para gritar llena de alegría.
— ¡Berta, Berta, Berta! —Corre jubilosa a abrazar a la burra, que recibe la muestra de afecto con un rebuznar alegre— ¿Ese viejo loco te ha hecho trabajar mucho hoy?
— ¡Irina! —La fuerte voz de un hombre provoca que la niña agache la cabeza— ¿Qué habíamos hablado acerca de las burras?
— ¿Qué son animales de carga? —responde la niña sumisa mientras lanza una mirada de soslayo.
— ¿Y qué más?
— Que los animales de carga existen para ayudarnos.
— ¿Y qué te he dicho de llamar a Otis viejo loco?
— Que no debo insultar a las personas mayores —contesta la niña en voz baja y a regañadientes.
— No te oigo…
— ¡Que no debo insultar a las personas mayores! —repite, esta vez en voz bien alta.
— Pues pídele disculpas al señor Otis, ahora mismo —Ordena el hombre.
— Lo siento —Obedece ella, agachando la cabeza en gesto de reverencia.
— No te preocupares, pequeña —Ríe el anciano, quitándole importancia al suceso—. En veldad que estoy loco.
— Disculpa a esta pequeña maleducada —El hombre sonríe amablemente—. No sé de dónde saca esos modales, en serio.
— Los niños son sinceros —repone Otis—; no hay que disculpalse pol eso. ¿Podemos hablal?
— Por supuesto. Pasa adentro. Le pediré a mi mujer que nos prepare algo de beber ¿de acuerdo?
— No diré que no a un vaso de vino. No señol —Ríe Otis entrando en la casa.
***
— Irina —La niña extiende una mano abierta hacia Samael—. Gusto conocer.
                   Samael no sabe qué decir. La pequeña, viendo que él no reacciona, se mira la mano con gesto extrañado, como si hubiera algo en ella que no está bien colocado. Al final, tras encogerse de hombros, estrecha la mano del muchacho por iniciativa propia.
— Tienes que saludar así —Le explica, moviendo las manos estrechadas arriba y abajo—. Y luego dices cómo te llamas.
— Lo siento —Se disculpa éste—. Pero no sé mi nombre…
— ¿No? —La niña se muestra muy sorprendida ante ese dato.
— Irina, no molestes a ese chico —Una muchacha, de la edad de Samael, hace acto de presencia en la puerta de entrada.
— Dice que no sabe su nombre, hermana —La pequeña señala a Samael, al tiempo que se tapa la boca para ocultar una risita que se le escapa.
— Disculpa a mi hermana —Añade la recién llegada—. A veces puede resultar de lo más impertinente.
                   La muchacha tiene el pelo castaño, corto y alborotado. Sus ojos son de color almendra, y su mirada deja al pobre Samael al borde del colapso nervioso.
— H-Hola… —Logra saludar por fin.
— Me llamo Naray. Encantada.
— I-Igualmente.
— ¿Has venido con el viejo Otis?
— Sí. Vivo con él, en su granja.
— ¡El viejo está loco! —espeta Irina girando su dedo índice cerca de la sien.
— Irina ¿qué te ha dicho padre?
— Que no se insulta a los mayores… —responde la pequeña mientras agacha la cabeza avergonzada — Pero está loco —Sentencia en voz baja al final.
***
                   La sala en la que entran el padre de las niñas y Otis es pequeña pero acogedora. Hay una chimenea de ladrillos de adobe, con el fuego encendido, y ante la cual se sitúan dos pequeñas butacas de color verde oliva. El padre de las niñas se sienta en una de ellas e invita a Otis a usar la otra. Sobre la repisa de la chimenea se ven dos tiestos con amapolas, que flanquean un retrato pintado a mano de un matrimonio de ancianos. Más cuadros y tiestos floridos decoran los estantes esparcidos por las paredes de la sala. Hay colocada una mesita baja de madera entre ambas butacas. El sol entra generosamente por una ventana adornada con dos cortinas decoradas con encajes.
                   Cuando el anciano toma asiento, la tos le ataca de nuevo. Saca el usado pañuelo de tela y se lo lleva a la boca para mitigar los coscojos en lo máximo posible, sin lograr el efecto deseado.
— Te veo mal, Otis —apunta con preocupación el hombre—. Deberías dejar que te visitara un médico.
— No, Ledon —El anciano ahoga un carraspeo antes de guardar el pañuelo—. Poco puede ayudalme ya un matasanos.
— ¿Tan mal estás?
— Creo que no llegaré a vel la próxima primavera, amigo —afirma Otis encogiéndose de hombros.
— No digas tonterías, viejo —Le recrimina Ledon—. Te queda aún mucho tiempo por delante para dar guerra.
— No, no… —Otis suspira con resignación— Mucho me temo que mis días están contados. Es pol eso que he venido a velte.
— Empiezas a preocuparme seriamente, Otis —apunta Ledon—. No me gusta nada oírte hablar así. Es como si hubieras tirado la toalla…
— No se trata de eso —Señala el anciano con un ligero aspaviento de manos—. Es, simplemente, que uno se da cuenta de estas cosas. Créeme.
— Bueno, pues en mi casa no quiero verte de esa guisa ¿estamos? —Le recrimina Ledon— Hay que mirar siempre al futuro con optimismo. Además, teniendo a tu lado al chico…
— Precisamente de él quería hablalte; del nene.
— Nene… —Ledon recalca la palabra con una media sonrisa dibujada en los labios— ¿Por qué no le has puesto nombre al chico aún? ¿No te parece que necesita tener uno?
— Ya tiene uno —apunta el anciano—. Y, cuando lo recuelde ¿de qué le selvirá el que yo le ponga?
— Ya, pero ¿y si no lo recuerda nunca? ¿Te has parado a pensar en eso?
— Bueno, yo estoy seguro de que lo recoldará. Pero, de no sel así, será él mismo quien decida cómo llamalse.
— Tú verás, anciano —Conviene Ledon sin mucho optimismo—. Yo no lo veo tan claro, la verdad. Y, bien ¿de qué querías hablarme con respecto al chico, entonces?
— Necesito que te quedes con él. Pol favol.

CONTINUARÁ

Bastardo del Caos. Capítulo 2 (1)

2 – Claroscuros

                   Durante los dos primeros meses de vida en la granja de Otis, el muchacho no sale de la misma para nada. Ayuda al anciano en las labores domésticas y, cuando éste viaja hasta el pueblo a vender sus mercancías, él se queda en la casa a esperarle. Cuatro meses después, el muchacho decide acompañar al anciano hasta el pueblo por vez primera. No se apea de la carreta para nada, y apenas se atreve a mirar a la gente, mucho menos a hablar con nadie. Sin embargo, desde ese día, su espíritu recupera algo de calma y se abre un poco más al contacto con el exterior. Algunas veces, muy pocas, logra esbozar una sonrisa.
                   Pasan dos años más, y Samael se siente ya parte de la granja y de la vida del anciano. Colabora en las faenas de la granja; arregla la huerta y la riega todos los días, alimenta y cuida a Berta y, en ocasiones, limpia y barre la casa entera. Se siente feliz de ayudar al anciano. En su interior, sin embargo, queda aún un pequeño vacío que no logra llenar del todo. Un vacío que, en las noches lluviosas, parece crecer y cobrar vida propia. Es en esos momentos cuando el muchacho canta una vieja canción. No recuerda dónde la ha oído antes pero, de forma extraña, le reconforta cantarla.
***
                   Es otra mañana más en la granja del viejo Otis. Se acerca el otoño y los árboles muestran ya en sus hojas el característico color marrón. El viento empieza a ser algo más frío y las noches más largas. Samael se ha pasado las dos últimas semanas recogiendo leña y cortándola, siguiendo las instrucciones de Otis. Juntos, el anciano y él, han reconstruido el cobertizo en donde guardan a Berta y la carreta. La vieja mula no muestra mucha confianza a la hora de estrenar su nueva casa, por lo que Samael y Otis se ven en apuros al hacerla entrar en el cobertizo. Tras una media hora de forcejeos, y con la ayuda de un par de zanahorias, Berta entra por fin en su recién estrenada casa.
                   Los forcejeos con la vieja mula agotan al anciano, que necesita sentarse sobre el tocón de madera para coger un poco de aire. Se abanica con el sombrero raído de paja que usa a menudo para resguardarse del sol. Respira con dificultad y su frente se perla de gotitas de sudor, que se limpia enseguida con el dorso de la mano.
— Condenada mula… —Refunfuña por lo bajo entre jadeos— Cada día es más tozuda.
— ¿Estás bien, abuelo? —Samael hace tiempo que le llama así a Otis. Pese a las reticencias por parte de éste, el chico insiste en considerarle como tal.
— Sí, sí… Toy bien, no te preocupares —Otis hace un aspaviento con la mano para quitarle importancia al asunto.
                   De repente el anciano comienza a toser con fuerza. Empieza con un leve coscojo y sigue con una tos bronca. Samael acude presto a atender al anciano. Le da pequeños golpecitos en la espalda para ayudarle a esputar, pero el viejo le hace enérgicos gestos con la mano para que pare.
— Tráeme agua, nene —Le pide entre coscojo y coscojo.
                   Cuando Samael va en busca del agua, Otis escupe en el suelo una flema sanguinolenta, que se apresura a enterrar en la arena con la ayuda de su bota. El chico llega con un vaso de agua y Otis bebe un poco.
— Uno ya tá mú viejo, nene —Ya más calmado, el anciano ríe para tranquilizarle—. La saliva, que se mete pol el camino equivocado y pasa lo que pasa. No te preocupares.
***
                   Pasan las semanas en la granja. El otoño extiende ya su manto marrón sobre el suelo y el viento sacude de los árboles las pocas hojas muertas que quedan prendidas en las ramas. La tos de Otis no se cura. Por las noches, Samael oye al anciano toser convulsivamente. Con cada coscojo llega una maldición apagada. El muchacho le prepara algunos remedios para intentar paliar la tos, pero esta parece empeorar cada día más. Cada vez que le pide al anciano que vaya al pueblo a que le mire un médico, éste rehúsa, pues no se fía de los matasanos. Samael cuida de Otis con total dedicación, para él, el anciano lo es todo en la vida. Una vida resumida en aquella pequeña granja.
***
                   Amanece un día más y el anciano prepara a la vieja Berta para ir, como ya es costumbre, al pueblo vecino. Samael ayuda a su abuelo en los preparativos. Para su sorpresa, cuando se dispone a coger los cacharros para vender, el anciano le hace una señal negativa con la cabeza.
— No hace falta, nene —Le dice con voz queda—. Hoy no vamos a vendel.
                   Samael no entiende lo que pasa, pero no dice nada al respecto. Se limita a enganchar a Berta a la carreta. El anciano entra un momento en la casa y sale después con un pequeño fardo, que coloca en la carreta. Sube con movimientos cansados al pescante y emprenden la marcha.
                   Durante el trayecto, Otis permanece callado, pensativo, casi en las nubes. Samael, por su parte, no para de hablar sobre las cosas que ven por el camino. El viejo sufre otro acceso de tos y, tras escupir una espesa flema de sangre, suelta un juramento en voz baja. Deja las riendas al muchacho, mientras él mitiga los últimos estertores de tos y se limpia la boca con un gastado pañuelo. Samael va silbando la canción que tantas noches le ha calmado.
                   El aire es seco y frío, y parece cargado de tristeza. Arrastra en el cielo nubes grises que se empeñan en ocultar un sol que casi no calienta. El otoño da sus últimos coletazos de vida.

CONTINUARÁ

Bastardo del Caos. Capítulo 1

1 – El viejo Otis

                   Está tumbado boca abajo, con la cara de lado. Los rayos de sol acarician su piel y le dan calor en la mejilla. Abre los ojos lentamente y la luz le provoca una punzada de dolor en el entrecejo. Todo está borroso. Trata de moverse, pero el cuerpo no le responde. Siente náuseas. Una bocanada de agua sube por su garganta y escapa de su boca tras una fuerte arcada. Oye pasos y una voz cerca de él, pero, al intentar moverse, vuelve a caer en la inconsciencia. Todo a su alrededor es oscuridad.
                   Vuelven las arcadas, con un nuevo vómito de agua y algo de tos. Alguien lo zarandea y le da pequeños sopapos. Abre los ojos, pero su visión sigue siendo borrosa. Regresa la inconsciencia y, con ella, la oscuridad. Ve a sus padres a lo lejos, y trata de alcanzarles, pero ellos no le esperan. Les ve darse la vuelta y alejarse de él, que les llama con todas sus fuerzas, pero no le hacen caso. Entonces él rompe a llorar.
***
                   Abre los ojos poco a poco. Su vista, aún borrosa, se va aclarando poco a poco. Tiene la garganta reseca y le duele todo el cuerpo. Alguien le ayuda a incorporarse y le acerca un vaso a la boca.
— Ahí tá, nene. Ahí tá —La voz carrasposa de un anciano le conmina a probar del vaso que le ofrece—. Bébetela tóa. Bébetela. T’ayudará.
                   Samael agarra el vaso con manos temblorosas y da un sorbo. El líquido desciende por su garganta y el sabor a vino con especias inunda su paladar. El brebaje, caliente, recorre el interior de su cuerpo como una agradable ola.
— ¿Tá caliente, veldad? —El anciano ríe quedamente— Sí, sí lo tá. Bueno p’al cuelpo, nene. Mú bueno.
                   Samael tose un par de veces y el anciano le golpea en la espalda para ayudarle a reponerse. El muchacho echa una ojeada al lugar en el que se encuentran. Están sentados, el anciano y él, sobre un destartalado colchón lleno de bultos. Se hallan en un pequeño cuarto, con diversos trastos amontonados en varios sitios. La luz del sol entra en la estancia por una pequeña ventana situada en una de las paredes. Las motitas de polvo danzan en los rayos de luz como microscópicas estrellas.
— Come, nene.
                   El anciano le pasa un cuenco, con gachas calientes y humeantes, y una cuchara de madera. Samael los coge y prueba un pequeño bocado, que le quema la punta de la lengua.
— Tú come, nene —Le apremia sonriendo el hombre—. Caliente. Caliente.
                   Samael obedece y se obliga a comer. La comida le resulta más sabrosa de lo que esperaba y, segundos después, se sorprende a sí mismo devorando con avidez el resto de las gachas.
— No prisa, no prisa —El anciano ríe complacido ante el voraz apetito del chico—. Buena comida hace Otis ¿sí?
— ¿Tú… eres… Otis?
— Sí, sí. Otis —El anciano se señala en el pecho con una mano—. ¿Y tú, nene?
                   Samael se queda callado en ese momento, y su mente se vuelve ausente. Agacha taciturno la cabeza y responde entre dientes.
— No lo sé…
***
                   Se queda el resto del día en el cuarto, sentado sobre el desvencijado colchón con las piernas dobladas, los brazos rodeándolas y la cara hundida entre las rodillas. Pasa encerrado en ese pequeño cuarto las dos semanas siguientes. No habla apenas nada, solo algún monosílabo de cuando en cuando. Permanece sentado en el colchón sin hacer nada. Otis se pasa por allí cada poco; bien con alguna de las comidas, bien para hacerle un poco de compañía. Se sienta a su lado y ambos permanecen en silencio en la habitación. El muchacho llora por las noches y permanece callado por el día. Come cuando Otis le trae la comida y duerme cuando la luz del sol deja de entrar por la ventana. Al decimoquinto día de encierro su estado de ánimo mejora levemente. Siente la necesidad de salir a la calle, de sentir el sol en su cara y el aire limpio en sus pulmones.
***
                   Se levanta del colchón con cierta dificultad, pues está algo débil. Al ponerse en pie siente un leve mareo que le hace tambalearse un poco. Sale del cuarto y cruza un corto y estrecho pasillo, que da a una rústica y sencilla cocina, donde se ven una mesa y una silla de madera, presas ambas hace tiempo de las polillas. Abre la puerta que da a la calle, haciendo chirriar sus bisagras, y sale al exterior. La luz del sol le hace daño en los ojos y se ve forzado a cerrarlos de golpe. Para poder habituar la vista a la claridad del día, hace visera con la mano derecha, mientras echa una ojeada a su alrededor.
                   Una valla de madera, formada con maderos largos clavados horizontalmente a estacas, rodea las pocas propiedades del viejo Otis; la pequeña casa, un destartalado cobertizo, una fuente de agua, un abrevadero de piedra, una huerta, una vieja mula y una carreta de dos ruedas.
— Hola, nene.
                   El anciano le saluda al verle. Está cortando leña sobre un tocón de madera. Samael se acerca a él y le devuelve el saludo.
— ¿Ya recueldas tu nombre, nene? —El viejo le hace la pregunta sin apenas mirarle, siguiendo con su labor.
— N-no… —Samael agacha la cabeza al responder. Se siente avergonzado y algo tonto por no poder decir su nombre.
— Bueno… —Otis hace un ligero aspaviento con la mano derecha, para restarle importancia al asunto— Cuando la chota se cierra en banda, no hay tu tía —El anciano hace girar su dedo índice cerca de la sien—.  Seguro que lo recueldas el día menos pensado. Ya lo verás, nene.
— ¿E-Esta casa… es tuya? —pregunta Samael con interés.
— Ajá —contesta el viejo sonriendo.
— ¿En qué trabajas?
— Vendo cosas, nene —responde Otis—. La gente tira trastos a la basura ¿sabes? Yo los recojo, los arreglo y los vendo en el pueblo vecino. Berta me lleva —El anciano señala a la mula que pasta cerca de ellos—, pero ella tá mú vieja ya, la pobre.
— ¿Y ganas mucho dinero?
— Lo bastante como para podel vivil… que no es poco, nene —Ríe Otis enseñando sus dientes amarillentos.
— ¿Qué haces ahora?
— Cortar leña para la cocina.
— ¿P-Puedo ayudarte?
— ¿Ayudalme? —Otis le mira con gesto contrariado— No, nene. Tú eres mi invitado ¿veldad? Y, que yo sepa, los invitados no trabajan. Tú te sientas y descansas ¿vale? El viejo Otis lo hace todo. No te preocupares.
— Yo quería… —Samael quiere pedirle algo, pero le gana la vergüenza y se calla.
— Ah, tú no te preocupares, digo —Ríe de nuevo Otis, imaginando lo que pasa por la cabeza del chico en ese momento—. Eres mi invitado. Puedes quedalte cuanto quieras ¿d’acueldo? Ea… Pues no hay más que hablal.
                   Samael le devuelve una torpe sonrisa al anciano y se acerca a donde la burra está pastando. Le acaricia el lomo y ella rebuzna una vez, agradeciendo el gesto. El chico intenta poner su mente en claro y ordenar los pedazos rotos de sus recuerdos. Es un rompecabezas al que, siente, le faltan algunas piezas, y no sabe si podrá completarle alguna vez. Las preguntas se amontonan en su cabeza: ¿Cómo se llama? ¿Dónde está su casa? ¿Y sus padres? ¿Tiene hermanos?
                   Las respuestas, sospecha, pueden tardar mucho tiempo en llegar.

CONTINUARÁ